Martires de los 50

Hablar en las redes sociales sobre la violencia domestica relatar un poco lo que vivimos con nuestras menores hijas, y explicarles que SI se puede romper el CICLO. Cuento con dos invitados, el cantautor Nino Puglisi quien compuso la Martires de los 50 para la campaña y el cantautor Alejandro Bassi.

Campaña Mártires de los 50
“Reconoce la violencia doméstica y rompe el ciclo”

Esta campaña va dirigida a todas las personas que están viviendo violencia doméstica, en especial a las mujeres que se encuentran atrapadas en el peor ciclo de su vida.
Es muy común que las mujeres piensen que soportar el maltrato y la crueldad y luego perdonar y olvidar es una muestra de compromiso y amor. Pero cuando amamos bien sabemos que la única respuesta sana y amorosa al abuso es alejarnos de quien nos hace daño (Bell Hooks)
Muchas víctimas decidimos darle otra oportunidad a quien nos maltrata, con la idea distorsionada de que el perdón de dichos actos o el arrepentimiento que muchos maltratadores manifiestan tras el acto de abuso es muestra de su amor. Pero permitir y perdonar una y otra vez solo lleva a repetir un patrón de manera continuada, sin que nada cambie, haciendo que se perpetúe la violencia contra nosotras.
Las victimas solemos tener miedo, sentimientos de dependencia y/o inseguridad al igual que nuestros niños y niñas que enfrentan estas mismas realidades., por mis hijas, las mujeres, los niños y niñas y muchas razones más decidí romper el silencio y enfrentarme a mis temores del pasado, que hoy puedo decir con poder ya no existen. El fin de esta campaña es para que las victimas reconozcan, acepten y rompan el ciclo.
Introducción
Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como “cualquier acto de violencia de género que resulte o pueda ocasionar daños físicos, sexuales o mentales o sufrimiento a las mujeres, incluidas amenazas de tales actos o privación de libertad, ya sea en la vida pública o privada”
Impacto en niños
Los niños que crecen en familias donde hay violencia pueden sufrir una variedad de trastornos conductuales y emocionales, también se pueden asociar con o experimentar violencia más adelante en la vida. Los niños que constantemente ven y escuchan como su madre es víctima de abuso pueden sentirse temerosos y ansiosos. Es posible que siempre estén en guardia preguntándose cuando ocurrirá el próximo episodio de violencia.

Reconoce la violencia domestica
La violencia doméstica puede adoptar muchas formas, entre ellas, el abuso emocional, sexual físico, y las amenazas de abuso.
Las relaciones abusivas siempre implican un desequilibrio de poder y control. El abuso es un patrón repetitivo de comportamientos que usa la persona abusiva para mantener a su pareja controlada y bajo su poder, usando palabras y comportamientos hirientes e intimidantes.
Las personas que son abusivas con sus parejas actúan totalmente normal al principio de una nueva relación. Los comportamientos posesivos y controladores no siempre emergen de inmediato, sino que más bien se empiezan a manifestar e intensificarse a medida que avanza la relación. Aunque algunas son claramente abusivas desde el comienzo.
Si tu pareja ha usado o continúa usando estas tácticas, puede que estés experimentando abuso físico:
Te insulta, te denigra o te desprecia
Te impide o desalienta ir a trabajar o estudiar, o ver a familiares o amigos
Trata de controlar cómo gastas el dinero, dónde vas, qué medicamentos tomas o qué ropa usas
Es celoso o posesivo, o constantemente te acusa de serle infiel
Te amenaza con violencia o con un arma
Te da golpes, patadas, empujones o bofetadas, te estrangula o te produce cualquier otro daño a ti, tus hijos o tus mascotas
Te obliga a tener relaciones sexuales o a participar en actos sexuales contra tu voluntad.
Te culpa por tu comportamiento violento o te dice que te lo mereces
Amenaza con contar a tu familia, amigos, familiares, compañeros de trabajo sobre tu orientación sexual o identidad de género
Rompe tus cosas cuando se enoja, tira objetos, pega puños a la pared y puertas.
Te abandona en lugares que no conoces.
Conduce de manera peligrosa cuando estas en el carro.
Te obliga a usar drogas o bebidas alcohólicas.
Te dice que eres un demonio.
No te eches la culpa
Es posible que no esté lista para buscar ayuda porque crees que eres, al menos en parte, culpable del abuso en la relación. Se pueden mencionar las siguientes razones:
Tu compañero te culpa por la violencia en tu relación. Las parejas abusivas rara vez asumen la responsabilidad de sus actos.
Tu pareja solo muestra un comportamiento abusivo contigo. Los abusadores suelen preocuparse por las apariencias externas, y les pueden parecer encantadores y estables a las demás personas ajenas a tu relación. Esto puede hacerte creer que sus acciones solo pueden explicarse por algo que tú hayas hecho.
Has actuado verbal o físicamente contra tu abusador. Es posible que te preocupe que tú también seas abusiva, pero es mucho más probable que hayas actuado en defensa propia o con un intenso sufrimiento emocional. El abusador puede usar tales incidentes para manipularte, describiéndolos como prueba de que tú eres el miembro abusivo de la pareja.
Si tienes problemas para identificar lo que está sucediendo, toma distancia y analiza los principales patrones de tu relación. Luego, analiza los signos de violencia doméstica. En una relación abusiva, la persona que usa estos comportamientos de manera rutinaria es el abusador. La persona del lado receptor está siendo abusada.
Rompe el ciclo
Si te encuentras en una situación de abuso, es posible que reconozcas este patrón:
El abusador amenaza con emplear la violencia.
El abusador ataca
El abusador se disculpa, promete cambiar y ofrece regalos.
Este ciclo se repite una y otra vez.
En general, la violencia se vuelve más frecuente y grave con el tiempo.
Cuanto más tiempo permanezcas en una relación abusiva, mayores serán las consecuencias físicas y emocionales. Podrías sufrir depresión o ansiedad, o comenzar a dudar de tu capacidad para cuidarte. Podrías sentirte indefenso o paralizado.
Dejar a un abusador puede ser peligroso. Considera la posibilidad de tomar estas precauciones:
Llama a un refugio para mujeres o a una línea de ayuda para la violencia doméstica para pedir consejo. Haz la llamada en un momento seguro (cuando el abusador no esté cerca) o desde la casa de un amigo u otro lugar seguro.
Prepara un bolso de emergencia que incluya los artículos que necesitarás cuando te vayas, como ropa adicional y llaves. Deja el bolso en un lugar seguro. Ten a mano los papeles personales importantes, el dinero y los medicamentos recetados para poder llevarlos contigo con poca antelación.
Planifica exactamente dónde irás y cómo llegarás allí.
Esta ansia irracional de dominio, de control y de poder sobre la otra persona es la fuerza principal que alimenta la violencia doméstica entre las parejas (Luis Rojas Marcos)
Toda violencia es el resultado de personas engañándose para creer que su dolor es provocado por otra gente, pensando por tanto que merecen ser castigadas (Marshall Rosenberg)
La violencia no es sólo matar al otro. Hay violencia cuando uno emplea una palabra agresiva, cuando hace un gesto de desprecio a una persona, cuando obedece porque tiene miedo (Jiddu Kirshnamurti)
Ser libre no es sólo deshacerse de las cadenas propias, sino vivir de una forma que mejore y respete la libertad de los demás (Nelson Mandela)

Dedicado a mis Princesa….Se que nunca podre devolverles el tiempo de sufrimiento y tristeza, pero hoy puedo demostrarle que solo fui una Martir de los 50

Elizabeth Valencia
Defensora de Derechos Humanos
Filantropa
Elizabeth VR – Art
50 South Shore Drive #6 Miami Beach Fl. 33141 USA

Events Data